MUV en Paraguay

muv-muver

Hace MIL años que no escribo NADA en mi blog. Un poco acaso porque mis otras actividades se han llevado todo mi tiempo y atención y otro tanto porque en verdad... a medida que me voy poniendo más y más viejo, pues ya poco y nada me importa. Al final.. nadie me lee je!

Peeero!
Todo en la vida cambia, así que.. ¿por qué no cambiar ésta apatía de años y volver al viejo amor?

Estamos en pleno diciembre y es costumbre en Paraguay hacer todas las cenas de fin de año, reuniones de exas.. exa del colegio, de la universidad, exa de la escuela, del instituto etc.

Luego las laborales. Como prestador de servicios, tengo clientes que se acuerdan que me gusta el asado y se apiadan de su servidor y marchan las invitaciones para e dogor!

Más no acaba ahí la cosa, después viene eso del trabajo de "marido" y todas esas invitaciones antes mencionadas, llegan multiplicadas por dos. Ya esta vez en categoría de acompañante o plus one.

Prólogo : 

Mi experiencia usando MUV

Ya mi apreciado amigo AndyPanda me había hablado -en la chopería roma- de las delicias del servicio, pero a fuerza de ser honestos.. no me llamó para nada mi atención.

Hasta que -días después- ya desde la intendencia de Asunción y por influencia mediática se puso de "moda" esto del MUV y yo vyro chusko como soy, pues también me quise subir al tren de la masa.

Era una cena de fin de año en el centro de Asunción y teníamos la sana intención de ingerir abundante cantidad de -lo que sea- que inviten esa noche.

Parte 1  - Primer intento

Ya está!
Teníamos la excusa perfecta.

La patrona instala el software e intenta hacer un pedido. De verdad no sé cuáles fueron los pasos o qué tecla tocó lo que sí que al final, no le permitía poner su tarjeta de crédito y bla bla.

Le dije: 
- Pedí y que paguemos en efectivo.

Pide, le sale un vehículo, en la plataforma le calculan el precio (Gs.65.000, aproximadamente 10 dólares americanos) y cuando nos disponemos a usar. . chan!.. el chofer cancela el pedido y nosotros.. pito catalán.

- Ñarako! - me digo- 

Llamo a la parada de taxi y pido uno con aire acondicionado (era de noche, pero igual estábamos por los 34 grados.. haku ndirin din din!)

Parte 2 - Segundo Intento

Medianoche del día sábado, amaneciendo domingo.
Minutos antes habíamos discutido la posibilidad de arrendar una habitación en el mismo hotel donde era la fiesta, para luego desayunar y volver con la luz del sol en pleno domingo. Ya descansados y bla.

Al final, decidí darle una nueva oportunidad a la plataforma e instalé yo mismo en mi celular el programa en Android.

Conseguí a la primera!
CHAN!!! me sentí más feliz que perro con dos colas ... (no me permiten en blogger escribir puto con dos culos, por razones obvias cof cof)

Al cabo de unos instantes, me sale que el chofer canceló el pedido.

WTF???

- A mi no me ningunean así nomas - me dije.

Volví a intentar una vez más y la plataforma me asigna una persona que REALMENTE estaba a dos minutos de donde yo me encontraba.

Y se vuelve a cancelar.

Ñarako.. 

Pero esta vez, tomé mis precauciones, anoté el celular de ese chofer y le intenté enviar un WhatsApps (ndoikoi) el chofer había puesto su celular comenzando con el 099XX y no con el codigo internacional de +595.99XXx... etc

Igual le envío SMS.
Y me responde y esta es la charla:
- Me sale que cancelaste.
- No chera'a no cancele nada

Como demoraba este medio, entro de vuelta en la plataforma a volver a pedir otro muv y me sale
- Debe abonar 10.000 Gs para seguir utilizando el servicio.

Koreeeee... ¿que onda pio?
Todavía no me subí a ninguna carretilla y ya me quieren cobrar por intentar?
Me vino a la mente los años en que Telecel (que luego se convirtió en tigo) nos cobraba los intentos de llamadas celulares... que estafa!.. pero bueh.

Le insisto al tipo por SMS y le digo:
- Amigo me sale que te tengo que pagar 10 mil (y vos por dié mil no me vas a llevar)
- Si es una multa, espera veo que te cancelen.

Pasa el tiempo y yo chupadíngui ya comenzaba a perder la esperanza y la poca paciencia.. recordaba con cariño el número del radio taxi y me atajé para no llamarlos de vuelta.

Lo que sí que logré que venga el amigo cuyo nombre era muy parecido al mío y el pobre no tenía como acceder a la plataforma, se le había colgado. Me preguntó si cuánto era el importe que me salió por el viaje y le dije : 60 mil -- cinco mil más barato.

Al final arreglamos que me cobraría 50 y que pague los 10 mil de la multa para no tener que hacer todo el show del extorno o no se que fruta.

Conclusiones y comentarios finales.

 A la señorita Morro la conozco del siglo pasado, donde la cyber comunidad era tan pequeña que teníamos que crearnos clones para parecer que éramos más. Y la felicito por el emprendimiento. Ser emprendedor en este país es jugársela día a día y pocos se animan y menos aún tienen un mediano éxito siquiera.

¿Volvería a usar el servicio?Es muy probable que sí (cuando consiga meter mi tarjeta de crédito y pueda pagar en línea)

¿Que me pareció el servicio?Del chofer 10 puntos, nada que objetar. Un joven servicial y se nota la diferencia entre el taxi en el que vinimos y el coche en que volvimos. De la plataforma.. pues se evidencia que hay aspectos que se pueden mejorar, ya que no se les debería dar opción a que los choferes se equivoquen y que pongan sus datos del whatsapp sin el código internacional.

¿Algo más que agregar?
Es lindo salir un poco y ver el mundo evolucionar. MUV o Uber han llegado a Paraguay... y espero que se puedan quedar.


0 Comentarios