martes, 4 de marzo de 2008

Hoy les hablaré del AMOR

Hace un buen tiempo ya... que he dejado de visitar estas páginas con el ánimo de desnudar un poquitín el alma. Acaso, en su momento, haya sido la necesidad de explayarme con palabras, pensamientos frases inconexas o palabras sin sentido, como un niño balbuceando por atención en la soledad o el olvido...

Que mejor que la imagen de un niño para dibujar el AMOR, ese sentimiento en cuyo nombre los seres humanos solemos cometer los actos mas impensados que van desde la entrega total, pasando por desprendimientos inusitados y tal vez provocando daños irreparables. Pues, admitámoslo, aquél que ama no es dueño de sí mismo y pasa a pertecer un poco al ser amado.

En este tren de cosas, lidiamos con un batido de reproches, besos, caricias, desplantes y un sinfín de actos o situaciones a las cuales no encontramos (a la luz de la objetividad) explicación alguna, pero sí sentido.

Heme aquí, cumpliendo hoy un deseo no expresado del objeto de mi afecto, escribiéndole estas líneas en vez de una carta de amor, con rosas y corazoncitos... Sé que apreciará mucho más que simplemente deje fluir mis pensamientos y al tiempo que dejo a mis dedos flotar por sobre el negro teclado voy también recordando sus besos. El AMOR es eso, el sentir a la otra persona como una prolongación de uno mismo.

Ahora la extraño, más la siento a mi lado.. en cada suspiro.