lunes, 21 de marzo de 2011

Las espectativas

- Mi hijo, andá un poco al baño y vé si no encontrás algún billete o alguna moneda por ahí

Al cabo de un par de minutos:
- No papá, no encontré nada.
- Ah, bueno!. Eso significa que no cago plata entonces...


Esta charla, nacida de lo cotidiano y que pareciera un chiste, en verdad guarda una lección interesante.

A veces pareciera que para nuestros hijos, empleados y gente dependiente de uno, somos una fábrica de billetes.

La cruda realidad es, que ellos mismos son quienes en verdad producen, lo que hacen los administradores es dar un orden de prioridad a las cosas y enfrentar muchos de los problemas con el uso del tiempo.

Un buen administrador enfrenta a las multiples necesidades con una promesa de pronta resolución y munido casi siempre de escasos recursos.

Hoy: tratemos de adicionar a la caja de herramientas una pizca de buen humor.