lunes, 7 de enero de 2008

Yo miento, tu mientes, él miente, ella miente... y todo es mentira!

Y nada es verdad.

Sólo los actos definen a las personas y quienes se limitan a decir, contar, narrar, escribir, opinar, hablar... están haciendo ya un proceso mental del acto en sí y lo adecuan de acuerdo a como son cada uno por dentro.

Y entonces nada es absoluto a partir de ese momento, pues la relatividad de las diferentes percepciones hace que uno tome la VERDAD de un acto y lo adecue a su persona y lo transmita en concordancia consigo mismo, acaso con sus necesidades e inclinaciones.

Hace tiempo había desarrollado una teoría que decía que la verdad tiene una particularidad de partirse en pedacitos tan pequeños que cada uno podía hacerse con parte de ella y tener para sí esa verdad.

Todos guardamos nuestras verdades, pero solo pedazos de la misma. La que recogemos de acuerdo a nuestra conveniencia o interés.. el ACTO en sí.. es UNA VERDAD absoluta, lo demás.. o es parte de ella o acaso un remedo... una mentira.